Inicio Imagenes Experiencia artística “Entonces, qué es...”

Experiencia artística “Entonces, qué es...”

Los niños de la ciudad de Bogotá disfrutan de diversas experiencias artísticas. En esta oportunidad queremos que descubras un poco más de la experiencia “Entonces, qué es...”  realizada por los Artistas Comunitarios Stephany Gutiérrez y Gerardo Coral en la localidad de Fontibón.

“Entonces, qué es…” es ejecutada en dos grandes momentos. En el instante inicial los artistas invitan a los niños asistentes a ingresar al espacio instalado mediante movimientos corporales y un lenguaje inhabitual que está compuesto por susurros, zumbidos y murmullos. Cuando los asistentes se encuentran ya en el espacio experiencial, los artistas suscitan un diálogo corporal que juega a crear movimientos poco habituales.

El segundo instante es planteado como un espacio de exploración, pues se vale de recursos lumínicos que generan sombras y formas que son cambiantes mediante el movimiento de los cuerpos en el espacio, el juego libre y espontáneo con los dispositivos que componen la propuesta conlleva a la transformación espacial y sensorial.

La espacialidad que se propone en la experiencia artística se ciñe bajo el principio de la comprensión holística a través de la sensibilidad kinestésica; así, el sentido estético está concebido desde la estructura amorfa y la concepción abstracta que plantea una evolución reflejada y propicia, con el uso del color en la intervención, como una manera de interferir la percepción desde la sensación tonal. La inclusión de presencias sensitivas, sonidos, aromas y movimiento como mecanismo de sugestión alteran la “realidad” a partir de la presencia corporal y su movimiento.

La experiencia artística propicia la deriva, la libertad e incertidumbre mediante la exploración del lenguaje kinestético a través de la transformación plástica y espacial, con lo cual se pretende que los niños resignifiquen la percepción de la “realidad”, desde la indagación de sensibilidades corporales, sensoriales y mentales.

La propuesta de Stephany y Gerardo es planteada como única, ya que al momento de crearla, los artistas evidenciaron que la idea de lo abstracto y lo no formal eran lenguajes poco usados dentro de la creación de experiencias artísticas e incluso en la concepción de contenidos para primera infancia, fue por esta razón que le apostaron a salir del factor común para entrar en un terreno poco explorado, que aporta una gran cantidad de variables al desarrollo de la creatividad.