Inicio Imagenes Experiencias artísticas inspiradas en el fuego

Experiencias artísticas inspiradas en el fuego

Los niños de la ciudad de Bogotá disfrutan de diversas experiencias artísticas. En esta oportunidad queremos que descubras no solo 1 sino 5 experiencias: “Planeta-Ria”, “La fórmula del fuego”, “Cosmofuego”, “Danza Fuego”,  y la experiencia musical, todas realizadas por los integrantes de la estrategia de Circulación Artística del programa Nidos del Idartes.

La estrategia de Circulación Artística planteó para el 2018 tomar como base creativa los 4 elementos -agua, aire, fuego y tierra-, abordados desde el formato de puesta en escena, donde se crean universos únicos, ricos en colores, formas y ritmos. Para el segundo trimestre del año en curso se crearon experiencias artísticas que se inspiran en el fuego, retomando características simbólicas como son: el origen del mundo, la relación con los animales, el ser humano y el planeta rojo.

La manifestación del arte se evidencia en el cuidado, la preparación e imagen que proyecta cada puesta en escena que se lleva a los distintos espacios de la ciudad. El arte se concibe desde la pre-producción y producción como una construcción que abarca la creación de personajes, la dramaturgia, el diseño de vestuario, la ambientación y la realización de dispositivos. Todo esto construye un lenguaje y una estética única que brinda a los niños de Bogotá, experiencias artísticas multidisciplinares y multisensoriales.

La dimensión artística en los seres humanos permite generar y fortalecer lazos afectivos desde lo relacional; es así como desde esta estrategia se ha pretendido crear personajes que generen cercanía y empatía, escuchando y dando importancia a las expresiones de los bebés y niños, así como de sus cuidadores. Este es el primer elemento que conjugado con el juego y las posibilidades de participación, llevan a los asistentes a apoyarse para resolver preguntas o situaciones planteadas dentro de las narraciones dramatúrgicas o ayudar a algún personaje, sugiriendo el cariño, el respeto y la amabilidad con sus pares, sus cuidadores y los mismos personajes.

La deriva, la libertad y la incertidumbre se evidencian en cada puesta en escena o experiencia artística a través de la flexibilidad dramatúrgica, el hilo conductor y la acción constante por parte de los artistas comunitarios, quienes por medio de los personajes construidos, tienen en cuenta momentos de participación libre de los asistentes. Cada conflicto que se plantea en las historias propuestas, genera incertidumbre y permite a los niños cuestionar y proponer.  Las experiencias están abiertas a los planteamientos de los participantes por medio de la escucha, lo que enriquece significativamente la obra, dándole la posibilidad de ser cambiante y construir in situ los desenlaces de las historias.

Las experiencias artísticas son una plataforma de encuentro entre la comunidad, donde se evidencian características como: La noción de identidad y apropiación del territorio, que se da a través de los elementos, ya que estos son universales, se genera una apropiación por parte de los niños, desde sus propias concepciones, relacionando las situaciones de los personajes con su propio contexto, sus expresiones verbales permean muchas veces las propuestas de los artistas, generando una apropiación mutua de los lugares en que tiene lugar la experiencia. Algunos elementos implícitos en las experiencias musicales permiten que los niños se relacionen con diferentes patrimonios inmateriales como ritmos, melodías, historias y obras autóctonas del país y otros territorios latinoamericanos.

La interculturalidad dentro de las experiencias artísticas, se evidencia permanentemente con el uso de elementos tomados de diferentes herencias y saberes culturales o de las cosmovisiones indígenas, poniéndolas en diálogo con nuestros saberes, contextos e imaginarios jugando y creando otras formas de vivir el mundo dentro de la misma obra. Al transitar por varios territorios tanto urbanos como rurales, todos los participantes van brindando elementos que nos acercan a diversas visiones culturales.

Las experiencias artísticas desarrolladas por la estrategia de Circulación Artísticas son únicas también por el capital humano con el que cuentan, pues los artistas están presentes todo el tiempo interactuando entre ellos, con los niños y con la historia misma. Los artistas han aprendido a ser lectores de situaciones lo cual hace que puedan cambiar ritmos y narraciones según las circunstancias de cada encuentro. Por otra parte la estrategia cuenta con el apoyo del equipo de montaje, que permite llevar espacios itinerantes como los Nidos y elementos técnicos para la experiencia musical, lo cual ayuda a fortalecer la magnitud y calidad de dichas experiencias.

La estrategia cuenta con 4 equipos de trabajo, los cuales están integrados por artistas provenientes de diferentes disciplinas artísticas, propiciando un equilibrio que permite que todos los lenguajes artísticos estén presentes en un mismo espacio-tiempo, dando el 100% en cada experiencia como una única oportunidad de transformar e imaginar junto a los niños.

Al crear y desarrollar experiencias artísticas con una temática común da a la estrategia de Circulación Artística una particularidad única, ya que permite ofrecer a los niños de la ciudad encuentros donde los asistentes no solo disfrutan de una sola experiencia, sino que tienen la posibilidad de descubrir un Circuito artístico; el cual consiste en ofrecer a la ciudad 4 o 5 experiencias artísticas, realizadas en nidos inflables, en carpas y al aire libre. Formato que al ser itinerante ha permitido llegar a niños de todas las localidades.

Integrantes de los equipos de trabajo de la estrategia de circulación:

Equipo 1: Edwin Galán, Yenny Peralta, Ana María Abril y César López.

Equipo 2: Diego Ochoa, Karen Castiblanco, Camilo Porras y Edgar Huertas.

Equipo 3: Sergio Cofré, Diana Roa, Oliverio Castelblanco y Andrea Villamil.

Equipo 4: Gilma Guzmán, Sergio Méndez, Julieth Sarmiento y Oscar Mejía.